Felipe Silva

Miami. This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

Nací en la bellísima ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco, en México. Los primeros recuerdos que tengo de mi niñez son bastante interesantes. Cuando no estaba sentado frente a una vieja máquina de escribir mecánica y enorme, estaba tirado en la sala de la casa de mis padres jugando a hacer programas de televisión.

Disfrutaba mucho escuchar discos grabados con cuentos, mi imaginación sencillamente volaba a la velocidad de la luz. No tengo recuerdos de estar rodeado de mucha gente y quizás esa fue la mayor ayuda que el universo pudo darme para crecer internamente y aprender a divertirme solo y a disfrutar de mi espacio. O sea, que para no hacer el cuento largo mi infancia era un libreto diferente cada día, y lo mejor de todo es que yo era el único creador.

A los 7 años descubrí la telenovela. En mi casa era algo así como tabú, estaban prohibidas, pero cuando acompañaba a mis padres a visitas sociales, invariablemente el tema de los familiares eran las telenovelas del momento. En una ocasión cayó a mis manos un folletín de los que escribía Yolanda Vargas Dulché,, era una revista semanal llamada “Lágrimas y Risas”. Con esos relatos descubrí mi vocación. Los años pasaron y mi fascinación por todo lo relacionado con la radio, la televisión, el teatro, el guionismo y la música, seguían creciendo.

Sería largo detallar fechas, y logros, pero confesaré una muy interesante. El primero fue cuando sin tener aún ni 15 años veía un programa de concursos en el canal local de Televisa en Guadalajara, un show llamado “Bailando y Ganando”. Me fascinaba, pero más que todo nació en mi la inquietud de convertirme en locutor. Y sin más ni más, investigué quienes eran los productores y que días grababan el show.El sábado siguiente, me vestí lo mejor que pude y fui al canal, pedí hablar con el productor (llamado Joaquin) y me le paré enfrente y le dije “Quiero ser el locutor de su programa”… El señor me vió de arriba abajo, se rió y me dijo… Ah sí?, ven… Y me llevó al estudio de televisión, me dio un guión y me presentó al Floor Manager, y le dijo “Ya tenemos locutor, ahora sí vamos a grabar” … En ese momento descubrí que o tenía una suerte descabellada o algo o alguien me estaba llamando a hacer algo interesante con mi vida…

Estuve trabajando lo que le restaba la temporada al show, unos 4 o 5 programas, mi trabajo era hablar como loro mientras la gente bailaba y enviar a comerciales dando menciones de patrocinadores… De la televisión, pasé a la radio, como locutor, productor, etc…

Después, me pareció que era momento de salir de mi ciudad e irme a la capital de México. Ahí es donde se hacian las telenovelas, así que dije, prefecto, ahí es donde Felipe Silva debe estar… ¿Cómo entré a trabajar a Televisa sin conocoer a nadie? Con preparación y suerte, me imagino.

Para ese entonces había concluído la licenciatura de Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac, pero mi verdadera universidad fueron los foros de Televisa San Angel, en donde tuve el privilegio de compartir interminables horas con las más grandes estrellas, productores, técnicos y directores de televisión. Todos hablando un mismo lenguaje; el de la telenovela.

Ahí, sin dormir muchas horas y entregando lo mejor de mí, aprendí los ingredientes secretos para lograr grandes éxitos en el culebrón. Posteriormente, un nuevo llamado llegó a mi vida; Hollywood.

Llegué a la Ciudad de Los Ángeles, con muchos sueños y retos, muchos de ellos ya los he logrado, otros, aún están en camino. En los Ángeles aprendí no sólo a comunicarme mejor en inglés, aprendí el lenguaje, los ideales y la escencia de una comunidad inmigrante que se convirtió en mi familia y mi escuela.

De los Ángeles, una nueva oportunidad apareció en mi destino, y en el 2005 hice de nuevo las maletas y emigré a Miami, Florida. Ahí, Telemundo me dio la oportunidad de cursar el primer Taller de Escritores de Telenovelas. Desde ese año a la fecha, sigo felizmente trabajando en la Capital del Sol.

Amo Miami y su espiritu extraño entre americano, cubano y latino. Sigo colaborando con Telemundo, escribiendo especiales, promociones y programas, pero también desarrollo cuanto proyecto se me aparezca enfrente.

Mi destino, como comenté al inicio de este relato era relatar como escritor las pasiones, amores, sueños y lágrimas a través de la pantalla, sea esta en el vehiculo de la telenovela, el cine, la radio, el teatro o la música. Varios proyectos están ya lanzamos y en espera de comenzar a manifestarse.

En su momento comentaremos de ellos cuando se abra el telón. Si pudiera definirme en una frase corta, esta sería “Soy un creador de ilusiones, un pintor de emociones que plasma imágenes que hacen reír, llorar y amar, a través de las palabras”